Claves para fomentar una autoestima saludable en nuestros hijos.

autoestima niñosComo madre y educadora siempre me ha preocupado tanto «alimentar» a mis hijos y a los niños que acompaño así como enseñar a que se «alimenten» emocionalmente de manera correcta para fomentar una autoestima saludable y un autoconcepto positivo, dos conceptos muy relacionados entre sí y que vale la pena conocer para así poder «alimentarlos» correctamente.

¿Qué es el autoconcepto?

El autoconcepto es la imagen mental que tenemos sobre nosotros mismos. Se trata del conjunto de ideas y características que creemos que nos definen (rasgos, pensamientos, actitudes, competencias…).

Esta imagen mental responde a la pregunta ¿Quién soy? y nos permite afirmar «yo sé quien soy».

Uno de los beneficios de construir un autoconcepto positivo es que dejamos de querer que los demás nos definan convirtiéndonos así en menos vulnerables.

Según la teoría de la identidad social, el autoconcepto se compone de la identidad personal y la identidad social.

¿Cómo se construye la identidad?

Los niños crean su identidad a partir de la relación con las personas que le cuidan y seguidamente con el resto de personas que le rodean y que son importantes para él (familiares, cuidadores, profesores, amigos,..).

La identidad personal define al yo en términos de rasgos personales (cariñosa, alegre, divertido, responsable, curiosa…).

La identidad social define al yo en términos de los grupos de pertenencia (futbolista, gimnasta, artista, bailarín, cantante, músico…).

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la capacidad que tiene una persona para valorarse, respetarse, tratarse con cariño y aceptarse a sí misma tal y como es.

Un niño con una autoestima saludable se siente:

  • querido, valorado y aceptado
  • seguro y con confianza en si mismo
  • autónomo y orgulloso de sus logros
  • capaz de aprender de sus errores
  • capaz de defender su postura con asertividad

Claves para fomentar una autoestima saludable en nuestros hijos

  1. valida sus emociones. Aprende a aceptar y dar valor a las diferentes emociones que tu hijo/a experimenta a lo largo del día. Restar importancia a lo que siente ayuda poco a la hora de gestionar correctamente las emociones. Huye de frases hechas como «no es para tanto», «no llores por una tontería», «mañana se te habrá olvidado»…
  2. práctica la escucha activa. Escucha con atención plena lo que te quiere decir, mírale a los ojos, sin interrumpir y hazle saber que estás en la conversación y que entiendes lo que te está explicando. Presta atención a su tono de voz, su mirada, sus gestos… recuerda que el lenguaje no verbal permite conectar con el mensaje emocional y aporta información sobre sus sentimientos y sus emociones.
  3. comunícate sin gritos ni amenazas. Los gritos, en muchos niños, activan la emoción del miedo provocándole inseguridad, estrés y angustia. Los gritos, las amenazas y los castigos dificultan el apego seguro y el sentido de pertenencia.
  4. enséñale el valor de los errores. Si algo sale mal, evita criticarlo. El error forma parte del aprendizaje y ellos están aprendiendo, así que demos la bienvenida a los errores.
  5. elimina las etiquetas y procura  centrarte en sus actitudes más que en su persona. Su comportamiento «ha hecho daño a otro niño» pero no es «un niño/a malo«, no «ha hecho las tareas escolares» pero no es «un vago/a«.
  6. evita las comparaciones, para ellos también son odiosas. Es importante abrazar a la singularidad y aceptar que cada persona es única y por tanto distinta del resto.
  7. anímale y valora sus logros. ¿Qué tal si nos centramos en aquello que hace bien en vez de estar todo el día recordándole lo que todavía tiene que mejorar? Agradecer su ayuda, celebrar sus logros y felicitarlo por sus buenas decisiones son refuerzos positivos que le animarán a mejorar y le llevarán a repetir dichas conductas.

Deseo que estas claves te ayuden a la hora de ver qué acciones estás efectuando correctamente y que nuevas conductas puedes incorporar a la hora de educar que fomenten la construcción de una autoestima saludable en tus hijos.

 

Quizás también te puede interesar:

El peligro de colgar etiquetas en los niños.

GRACIAS

POR SUBSCRIBIRTE!